Ciencia Y Política De La Verdad

Podemos estar ante el inicio de algo importante. En los últimos días el escándalo se ha desatado en Estados Unidos y el Reino Unido en torno al mundo científico que estudia el llamado “calentamiento global”. Han salido a la luz pública cientos de documentos internos de la Unidad de Investigación del Clima, de la universidad británica de East Anglia, vinculada al dependiente de la ONU Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC). Tal vez fuera un hacker (pirata informático) o incluso alguna filtración desde el interior, pero el caso es que esta cantidad ingente de documentos comprometen seriamente la veracidad de estas investigaciones y el alarmismo resultante de las mismas en Gobiernos y sociedades.

¿Y qué dicen estos documentos? Parece ser que es toda una retahíla de maquillajes y ocultación de datos científicos que cuestionarían el cambio climático. Su oposición a las tesis contrarias llega hasta extremos preocupantes, como alegrarse por la muerte de científicos escépticos o expresar su deseo que otro científico reciba una paliza.

La información detallada la pueden encontrar en este artículo de un periódico digital. De todos modos, quisiéramos destacar lo que más nos impresiona de esta noticia. Transcribimos el párrafo:

“otro de los correos muestra a estos científicos indicando que harán todo lo que puedan para evitar que un estudio contrario a sus teorías llegue al IPCC(…) Phil Jones escribe a la Universidad de Hull para intentar detener a su colega escéptica Sonia Boehmer Christiansen; Michael Mann explica cómo destruir una revista que ha publicado documentos científicos sobre el clima elaborados por escépticos; en otro correo, el propio Mann dice que se pondrá en contacto con la cadena británica BBC para averiguar por qué permitió la publicación de un artículo vagamente escéptico”

Es decir, de ser todo esto cierto, estamos ante la formación de un consenso científico sobre la base de la intimidación y el acallamiento de las voces contrarias. Un consenso fabricado por las elites científicas, difundido a bombo y platillo por los medios de comunicación, para ser servido en bandeja de plata a Gobiernos como instrumento para conseguir distintos fines ideológicos y políticos.

Esto debería hacer reflexionar acerca del papel completamente desmesurado concedido a la Ciencia en nuestras sociedades y sobretodo a esta forma absolutamente banalizada de Ciencia que es la que propagan los medios de comunicación y de la que se sirven los Gobiernos. Un cóctel verdaderamente explosivo.

Homosexualidad y Política de la Verdad

En realidad, todas las cuestiones relativas al cambio climático a un servidor le importan más bien poco. Pero esta noticia ha coincidido con el inicio de mi lectura del libro del Dr. Jeffrey Satinover Homosexuality and The Politics Of Truth, (Grand Rapids: Baker, 1996) y no he podido dejar de establecer paralelos entre esta noticia y la manera cómo se creó, en un tiempo récord, un monolítico consenso científico, mediático y gubernamental favorable a la homosexualidad.  Comenzando por cómo se retiró la homosexualidad del DSM, la catalogación de desórdenes psicológicos de la Asociación Americana de Psiquiatría (APA), en 1973, tras una campaña de intimidación y acoso de varios años por parte de los activistas homosexuales. El DSM es el manual de referencia para los psiquiatras de todo el mundo, por lo que verdaderamente éste fue momento clave para la aceptación de la homosexualidad en Occidente. La campaña de intimidación por los activistas homosexuales llegó al punto de enviar una carta personal a los 30 mil miembros del APA, apremiándoles a que votaran para que la homosexualidad fuera puesta fuera del DSM.

En condiciones normales, un consenso científico se logra a lo largo de generaciones. Si en el corto lapso de unos años, vemos erigirse como incuestionable un consenso determinado, podemos sospechar que éste se ha levantado por el acallamiento de voces contrarias por parte del propio mundo científico y mediático, que siguen unos determinados intereses políticos.

El Dr. Jeffrey Satinover es un eminente psiquiatra americano que sostiene que la homosexualidad no es algo innato sino que se puede cambiar. Hoy día, este enfoque, que es el tradicional en la psiquiatría y psicología, es verdaderamente demonizado por los medios de comunicación, antesala necesaria para ser puesto directamente fuera de la ley por los Gobiernos.

¿Quién conoce a la obra de Jeffrey Satinover en España? ¿Quién lo conoce, pero no se atreve a citarlo a la hora de elaborar sus discursos sobre la homosexualidad?

De todos modos, me he llevado la agradable sorpresa de ver su libro “Homosexualidad y Política de la Verdadtraducido al castellano y disponible en Internet en pdf. Lo pueden leer libremente y sacar sus propias conclusiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s