Ciencia Y Política De La Verdad

Podemos estar ante el inicio de algo importante. En los últimos días el escándalo se ha desatado en Estados Unidos y el Reino Unido en torno al mundo científico que estudia el llamado “calentamiento global”. Han salido a la luz pública cientos de documentos internos de la Unidad de Investigación del Clima, de la universidad británica de East Anglia, vinculada al dependiente de la ONU Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC). Tal vez fuera un hacker (pirata informático) o incluso alguna filtración desde el interior, pero el caso es que esta cantidad ingente de documentos comprometen seriamente la veracidad de estas investigaciones y el alarmismo resultante de las mismas en Gobiernos y sociedades.

¿Y qué dicen estos documentos? Parece ser que es toda una retahíla de maquillajes y ocultación de datos científicos que cuestionarían el cambio climático. Su oposición a las tesis contrarias llega hasta extremos preocupantes, como alegrarse por la muerte de científicos escépticos o expresar su deseo que otro científico reciba una paliza.

La información detallada la pueden encontrar en este artículo de un periódico digital. De todos modos, quisiéramos destacar lo que más nos impresiona de esta noticia. Transcribimos el párrafo:

“otro de los correos muestra a estos científicos indicando que harán todo lo que puedan para evitar que un estudio contrario a sus teorías llegue al IPCC(…) Phil Jones escribe a la Universidad de Hull para intentar detener a su colega escéptica Sonia Boehmer Christiansen; Michael Mann explica cómo destruir una revista que ha publicado documentos científicos sobre el clima elaborados por escépticos; en otro correo, el propio Mann dice que se pondrá en contacto con la cadena británica BBC para averiguar por qué permitió la publicación de un artículo vagamente escéptico”

Es decir, de ser todo esto cierto, estamos ante la formación de un consenso científico sobre la base de la intimidación y el acallamiento de las voces contrarias. Seguir leyendo