¿Condenados A Repetir La Historia?

Dice el adagio que el pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla. Siempre me ha asombrado –aunque es algo que llego a entender y explicar– la capacidad que hay en España para olvidar siquiera el pasado más reciente. No sé si siempre ha sido así, pero por lo menos yo no he conocido otra cosa. De todos modos, me asombra todavía más que el pueblo evangélico español esté haciendo continua tabula rasa de su historia en todos los órdenes –eclesial y doctrinalmente hablando–, hasta el punto de no mostrar ni el menor interés para comprender su presente a la luz de su pasado.

Esto lo podemos ver claramente en nuestros días. Como hemos intentado exponer en los artículos de estas últimas semanas, se puede decir que ya se ha abierto un proceso que tiende a la aceptación, sino plena, sí generalizada, de la homosexualidad en las iglesias evangélicas en nuestro país, y es sumamente extraño que, en general, no podamos señalar algunos referentes históricos significativos para comprender el actual proceso en el que estamos. Si tenemos que compararlo a algo en nuestra historia, ¿a qué podemos referirnos? Pues, en nuestra opinión, a la manera cómo se llegó a introducir el hoy día casi totalmente aceptado ministerio pastoral femenino.

Transportémonos, por un momento, 22 años atrás, es decir, allá por el año 1987. Fue aproximadamente por esas fechas que se abrió el ministerio pastoral a la mujer en nuestras iglesias. De esto no puede un servidor hablar por experiencia, pues por aquel entonces uno no estaba para nada interesado en estos asuntos. Es más, ni siquiera los conocía. Justo por esas fechas estaba ya en la recta final, a contra reloj, para presentarme a las pruebas de acceso a la Universidad, la famosa y temida Selectividad, y aunque en aquellos días ya “rezaba” (para aprobar los exámenes) todavía no era creyente, bíblicamente hablando, es decir, que no era convertido a Jesucristo por el Evangelio.

Podemos, pues, dar paso a los testimonios de la época. El 24 de mayo de 1987 se produjo, en una iglesia de Barcelona, la ordenación al ministerio pastoral de un matrimonio –es decir, fueron ordenados tanto el marido como la mujer– por la denominación Iglesia Evangélica Española.

Pocos meses después, concretamente en el mes de julio del mismo año, un pastor reformado haría un breve comentario de esta ordenación en una publicación que él distribuía entre las iglesias evangélicas. Tras un breve párrafo en el que informaba escuetamente de las circunstancias de este acto, este pastor añadía simplemente lo siguiente:

“Ya existía el precedente de la ordenación de una señorita al pastorado por esta misma iglesia. Tales acontecimientos nos ponen al nivel de los países e iglesias más avanzados. Todavía, sin embargo, no hemos alcanzado el grado de “progreso” suficiente como para ordenar a un sodomita o una lesbiana; pero estamos en el buen camino. Ánimo y ¡adelante!”

Nos sorprenderá saber que un comentario tan pequeño causara un revuelo de grandes proporciones en el seno de la IEE. Según testimonios que el pastor reformado pudo conocer, pocos meses después, el Sínodo de esta iglesia se pronunció en contra de este comentario, considerando que se incurría en injerencias y ataques personales contra esta familia, llegando incluso a encomendar a su Comisión Permanente demandarlo. Este dato es algo que se podría verificar simplemente con releer las actas de aquel Sínodo. De todos modos, esta demanda nunca se llegó a producir.

Desde nuestra perspectiva, esta reacción por tan poca cosa nos puede parecer incomprensible y desmesurada. Pero ella muestra que los pastores de la IEE de la época se sintieron sumamente ofendidos porque se comparara la ordenación de una mujer con la ordenación de homosexuales al ministerio. En aquella época, todavía se pensaba en la homosexualidad como un pecado. Incluso en la IEE.

Sin embargo, el tiempo no ha hecho más que dar la razón a las palabras de aquel pastor, quien mostró entonces un gran discernimiento. Es más, se puede decir, incluso, que sus palabras resultaron proféticas.

El discernimiento: comprender, aun en aquellas tempranas fechas, que la aceptación del pastorado femenino descansa exactamente en el mismo tipo de argumentación que la aceptación de la homosexualidad, es decir, en el rechazo de los mandamientos apostólicos del Nuevo Testamento como siendo mera expresión de los prejuicios propios de una época atrasada.

Además, conviene saber que el pastor que fuera ordenado hace 22 años en Barcelona junto con su mujer se ha convertido, en los últimos años, en uno de los más abiertos defensores de las ideas favorables a la homosexualidad.[1] Actualmente pastorea una iglesia de la IEE conocida, entre otras cosas, por albergar a un conocido militante homosexual, de gran difusión tanto en el seno de la denominación como incluso para el gran público evangélico… En fin, la Historia tiene esas ironías.

Completando la panorámica

Todos estos acontecimientos, con ser significativos, por sí solos merecerían considerarse como anecdóticos a no ser que se completara con una visión general de lo que se produjo entonces. Lo que intentaremos hacer ahora brevemente.

Como el pastor reformado señalaba, no fue ésta la primera ordenación de mujeres al ministerio en España. La primera mujer ordenada sería, pocos años antes, la por aquel entonces “señorita” Esther Vidal Roselló, hija del emblemático pastor de la IEE Daniel Vidal Regaliza. El caso llegó a tener gran notoriedad, siendo incluso publicado en revistas tales como Interviú. Tras unos años de pastorado en una congregación de una importante capital, abandonaría definitivamente el ministerio. Por lo visto, a su ex-congregación no le irían mucho mejor las cosas.

Así, por lo tanto, hace unos 25 años, fue la IEE precisamente la “pionera” en introducir mujeres al ministerio pastoral en España. Le seguiría, muy cerca en el tiempo, la UEBE. Según fuentes cercanas a esta denominación, hace unos 21 años ya existían allí mujeres pastor. Y a partir de la UEBE, la práctica se extendería para hacerse común a prácticamente la mayoría de las denominaciones, hasta el día de hoy.

Retratada queda, pues, la vía de introducción de este tipo de novedades en el protestantismo español, que son las propias del liberalismo teológico imperante en otros ámbitos, tanto francófonos como anglosajones. Quien quiera moldear el protestantismo hispánico en su conjunto –es decir, aceptando su status quo, sin poner en cuestión su división actual en denominaciones– no debería seguir otro camino que éste, pues es el más eficaz.  Sorprendentemente, la IEE parece jugar un papel de referente para la UEBE. Mientras, ésta última es una de las denominaciones de mayor peso específico dentro del llamado “mundo evangélico” y lo que se implanta en ella al final acaba siendo generalmente aceptado. No estamos sugiriendo que haya un reparto consciente de papeles entre ambas, pero sí que se produce un tal movimiento o tendencia, movido por no se sabe bien qué tipo de dependencias intelectuales-espirituales o de anhelos de legitimidad institucional. Movimiento cuyo fin o referente último no sería otro, repetimos, que las llamadas iglesias mainline de los países protestantes.

Y a todo esto, cabría preguntarse, ¿qué hacía en aquellos días la FEREDE? Pues, simplemente, nada. De hecho, estaba el proceso de su formación o nacimiento, invitando a todos a entrar en la “casa común”.

——————

[1] Barceló, David, “Homosexualidad o Cristo”, Nueva Reforma nº 74 (Julio-Septiembre 2006], en part. pp. 12-13.

Artículos relacionados

La FEREDE Tiene Un Dilema

Homosexualidad en la IEE

¿Qué Pretende la IEE?

¿Inclusiva, No-Inclusiva o Todo lo Contrario?

Santidad del Sexo y Homosexualidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s