¿Inclusiva, No-Inclusiva, o Todo lo Contrario?

En su número de esta semana, P+D (Protestante Digital) informa de la aprobación de los trabajos acerca de la homosexualidad, de la Comisión de Ética de la IEE (Iglesia Evangélica Española). El título del artículo: “El Sínodo General de la IEE abre el camino para ser `iglesia inclusiva´ con los gays”. Esta información ha sido inmediatamente respondida por la IEE, que ha tildado el citado artículo de “amarillismo”.

De hecho, no es la primera vez que asistimos a este tipo de informaciones y desmentidos entre P+D e IEE. En agosto de 2008, la Comisión Permanente de dicha denominación respondió en un tono similar a la información sobre el inicio de sesiones de la Comisión que iba a estudiar el asunto de la homosexualidad en la IEE. En la información, P+D afirmaba que la comisión iba a “trabajar por una iglesia inclusiva (integradora de las personas homosexuales y la práctica homosexual en el seno de la iglesia)”. Por su parte, el comunicado de prensa precisaba que lo que se pretendía era

“incluir en un diálogo honesto a las distintas posturas existentes en el seno de la IEE. Dicho de otro modo, la “iglesia inclusiva” […] no tiene como meta unas conclusiones ya cerradas, sino que tiene que ver con la honestidad de todos en el reconocimiento mutuo de las distintas posturas como punto de partida firme para un diálogo fructífero que nos pueda llevar más allá de simples antagonismos”

Por lo tanto, a las repetidas informaciones de P+D, de que la IEE está “abriendo el camino” y “trabajando” para ser una iglesia “inclusiva”, ésta responde que todavía “le queda un largo camino que recorrer” y que se trata mas bien de entablar “un diálogo” entre las distintas posturas en la IEE.

En fin, ¿qué hay que pensar a todo esto? Si se me permite, diría lo siguiente:

1) En el seno de la IEE ya existe, de facto, la situación que se entiende por “iglesia inclusiva” con respecto a la homosexualidad. Al menos, parcialmente. Basta, simplemente, recordar algunas declaraciones de sus órganos oficiales, la postura de sus medios de comunicación digitales o, en definitiva, pasearse por alguna de sus congregaciones locales.

2) En los trabajos de esta Comisión, la perspectiva “inclusivista” es predominante. Basta ver la composición de la Comisión y la orientación de la misma.

3) Así que, no hace falta ser un lince ni adivino para vislumbrar cuál será el resultado final de esta Comisión: el discurso podrá variar en grado, pero siempre la postura “inclusiva” estará presente… porque, como hemos dicho, ¡ya lo está a día de hoy!

4) Desde el momento que el documento se presente en un Sínodo y sea aprobado –previsiblemente por la misma mayoría que votó  para su elaboración– entonces el documento pasará será vinculante para todas las congregaciones que formen parte de la IEE.

5) Desde el momento que la IEE apruebe dicho documento, entonces una parte significativa en el seno FEREDE entrará en flagrante conflicto tanto con la confesión de fe recogida en los Estatutos de la Federación, como con distintas declaraciones en las que la Federación ha rechazado el reconocimiento de la práctica homosexual.

¿Y qué pasa mientras tanto este documento no ve la luz? Pues nada, simplemente no pasa nada. Y eso es precisamente lo interesante del asunto. Las posiciones partidarias de la homosexualidad continuarán a estar presentes y a avanzar dentro de la IEE, y por medio suyo, en el protestantismo español. Y mientras, siempre se pueden escudar en la falta de documentos definitivos y oficiales. Por lo que, a día de hoy el factor tiempo juega precisamente a favor de ellas.

Habiendo visto todo este juego –de palabras y de política eclesiástica– nos hacemos, para concluir, un par de preguntas:

¿Qué hacen todavía en el seno de la IEE las iglesias locales que contemplan la homosexualidad desde el punto de vista bíblico? ¿No se dan cuenta que entrar en el juego es perder el tiempo?

¿Qué hace la IEE en el seno de una entidad que, como la FEREDE, proclama en su base doctrinal “La divina inspiración de la Sagrada Escritura, y por consiguiente, su credibilidad total y su suprema autoridad en todo lo que atañe a la fe y a la conducta”?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s