El Último Heredero del Imperio

konopisteA unos cuarenta kilómetros al sur de Praga, en el camino que lleva hacia Viena, se encuentra el palacio de Konopiste, la residencia del que fuera el último heredero del Imperio Austro-Húngaro, Francisco Fernando de Habsburgo. Como atracción turística, el palacio no es muy conocido para los occidentales, aunque siempre es muy visitado por los propios checos. A él se accede a pie desde el aparcamiento, y al llegar a lo alto de la loma sobre la que se encuentra, se puede contemplarlo rodeado de colinas pobladas de tupidos bosques y dominando un no muy lejano lago. Un ancho foso a la altura de la entrada principal, habitado por un par de osos, separa el palacio del resto del mundo. Leer más