Isaías 1:10-20 (y II)

Explicación Teológica

Si en el anterior pasaje veíamos que la destrucción del reino de Israel fue debida a la apostasía, la perduración del reino de Judá se debe a la gracia de Dios (vs. 9). Este pasaje, el segundo oráculo de Isaías, marca las condiciones en la que esta perduración se produce: ligada a la verdadera adoración a Dios. Él la busca y requiere de su pueblo, ésta ha de ser verdadera, como la ofrecida en Jerusalem en contraste con la ofrecida por el reino de Israel. El culto arbitrario (ethelothrēskia, Colosenses 2:23), aun ofrecido al Dios verdadero, es rechazado como idólatra. Pero el culto verdadero también ha de ser sincero, genuino (Juan 4:23) y, resaltado de manera especial en este pasaje, en el contexto de una vida íntegra.

De esta manera, la adoración religiosa pública, aun siendo verdadera, no cuenta automáticamente con el agrado del Señor. Ni la adoración, ni los actos u ordenanzas son válidos o eficaces por el mismo hecho de ser ofrecidos conforme a la regla (ex opere operato). Los sacrificios son rechazados por el Señor de manera integral, es decir, no sólo los ofrecidos por el pueblo, sino también en tanto que ofrecidos por los sacerdotes. La mera observancia, sin verdadera fe y arrepentimiento, no mueve al Señor a gracia, sino que aumenta la ofensa y la pena para con Él.

Es importante resaltar que el desagrado divino por los sacrificios y los actos de culto dados en el Templo es debido por pecados que se puede calificar de orden social. El pueblo es considerado como una unidad, representado por sus príncipes. La palabra de reprensión y denuncia es dirigida a ellos, luego también lo es la exhortación al arrepentimiento (vs. 16-17), que en este caso es cumplir con su cometido principal de impartir justicia y proteger a los indefensos de la sociedad. Existe, por tanto, una distinción pero también una interrelación innegable entre la esfera social y la espiritual de culto a Dios. La falta de bendición en la Iglesia debe llevar a inquirir si no es debido al incumplimiento de los magistrados del deber que les es encomendado por la Palabra del Señor. En ese caso, se les debe recordar ese deber y exhortar al arrepentimiento.

También hay que notar que, como muestra el llamamiento de este pasaje (“lavad”, “limpiaos”, “quitad”, “aprended”…“venid”), en la conversión y arrepentimiento a Dios no tenemos tan sólo una parte pasiva, sino también una parte activa. Esto no significa que el hombre disponga en sí mismo de libre albedrío para convertirse y obrar. En el estado de caída universal por el pecado (cf. Romanos 3:10-18), la condición de obras necesarias para la salvación sólo pudo haber sido cumplida perfectamente por Cristo (Mateo 3:15; Filipenses 2:8, cf. Santiago 2:10). Las obras son cumplidas por los elegidos en Cristo en la medida que Dios actúa por su Espíritu en su interior (Romanos 8:3-4; 1 Corintios 15:10; Filipenses 2:13; 2 Pedro 1:5-8).

Que la Palabra contempla el lugar de estas obras se muestra en este pasaje por la promesa y advertencia anexas al llamamiento (vs. 19-20). La condición es tal en tanto que está ligada a un principio legal, lo cual significa que las obras son tenidas en consideración. La condición no es la causa por la cual la salvación es obtenida, pero indica el modo de vida del que ha sido elegido. En los bienes prometidos, la bendición terrestre siempre es tipo, por tanto incluye, la bendición espiritual y eterna.

Por último, este pasaje enseña la totalidad de lo recibido en la remisión de pecados. El perdón de la culpa es acompañado de la purificación externa e interna de la maldad (cf. 1 Juan 1:9). A ello se suma la voluntad de remitir la pena o castigo del pecado (vs. 19).

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s